Reseña de Vampire Academy

5/02/2015

¡Hola a todos!
Bueno, pues son las once y cuarenta y siete,  y mientras abría  el OpenOffice se me ha ocurrido subir una reseña, ésta vez de Vampire Academy, el primer libro de la saga Vampire Academy de Richelle Mead. Me ha dejado con buen sabor de boca, así que os dejo la valoración. Espero que os guste! :3




Los dhampir no pueden enamorarse. Son exclusivamente guardianes y están obligados a protegerse continuamente de las mortales amenazas de los strigoi (los vampiros más violentos y peligrosos, los únicos que nunca mueren). Esto es un problema para Rose cuando descubre que su tutor en la Academia de vampiros va a ser Dimitri, por quién se siente más que atraída. El único rival a su medida es también el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga.
   

Opinión personal:


La historia de Vampire Academy empieza con una pesadilla, la cual nos mete de lleno en las de vidas de Rose y Lissa, directamente explicándonos el vínculo que tienen y qué las une; desde el principio Vampire Academy es un libro ameno y divertido, narrado en primera persona por Rose, que te narra quién es y cuál es su misión: proteger a Lissa, la última Dragomir que existe, y conseguir graduarse. Aunque no pude cumplir su objetivo debido a que ambas se escaparon de la academia, poniendo en peligro sus vidas.
El principio del libro es confuso, demasiado rápido y sin muchas explicaciones, pero que pronto llegan de una manera lenta para que comprendas todo; todo empieza cuando un hombre alto, de pelo largo hasta los hombros y rodeado de más personas, conducen a las dos protagonistas a un coche y a un avión para llevarles de vuelta a la academia.
Hablemos de los personajes:

Rose Hathaway es una dhampir, una mezcla de vampiro y humano. Es la guardiana de Vasilisa (Lissa) Dragomir, a la cuál tiene que proteger con su vida. Es dicharachera, extrovertida y bastante fiestera, lo cuál la mete en serios problemas, como que la penalicen con no tener vida social fuera de las clases en la academia y obligándola a seguir las clases directamente desde
donde están sus antiguos compañeros; la verdad es que Rose es un personaje bastante duro pero con su corazoncito, y a mí me ha gustado su manera de actuar, centrada y alocadamente.

Vasilisa Dragomir es la única de su familia, la única sobreviviente y heredera al trono, y por lo tanto siempre está en el punto de mira de los demás, lo que hace que la critiquen bastante y que Rose saque su vena protectora. A veces Lissa me ha parecido ingeniosa, inteligente y astuta, pero en ocasiones me parecía un poco sensible y atolondrada, pero la cogí muchísimo cariño.

Dimitri Belikov, por otro lado, es el mentor de Rose, y por lo tanto un amor imposible, pues cuando Rose se gradúe él también debe ser el guardián de Lissa. Desde el primer momento me “enamoré” de él, de su carácter y he de admitirlo, de su descripción. Me parecía muy realista, y podía imaginármelo perfectamente, como si estuviese a mi lado. Creo que es un personaje que aporta mucha frescura a la trama, al libro y a los protagonistas, pues es como un padre con todos, guiándoles de una manera severa por todos sitios, en especial con Rose y Lissa.


Christian Ozzera, uno de la estirpe de los Ozzera, es un joven problemático, rompecorazones y atractivo que al principio parece ocultar algo. Misterioso desde la primera página que aparece, hace que quieras leer sólo sobre él, sobre quién es en realidad y qué esconde; sus conversaciones con Lissa son románticas, muy cercanas, tanto que alimenta una llama que hay en tu interior, pero por otro lado están sus conversaciones con Rose, sarcásticas y amargas, pues no se llevan muy bien. He de admitir que es uno de mis personajes favoritos, me gusta muchísimo.

También personajes secundarios, como la directora Kirova, Natalie Dashkov y muchas más personas aportan una esencia única, haciendo de una trama más adulta algo más infantil, pero sin estropearlo nunca; uno de mis personajes favoritos secundarios fue Mason, el mejor amigo de Rose, por la cuál está coladito, y pese a las indirectas que le manda ella no atiende a otra persona que no sea Dimitri o Rose. Todos los secundarios han estado a la altura de los principales, dejándote con buen sabor de boca, tanto las personas buenas y amables (como Mason), como las personas envidiosas y de mal carácter (como Mia, la enemiga acérrima de Lissa).

La trama me ha parecido bastante original, pues me imaginaba otra cosa distinta, algo del estilo de Crepúsculo, pero me he sentido muy bien al leerlo, al saber que no era para nada repetitivo. Nunca ha flaqueado, ha estado muy completa y siguiendo siempre un ritmo ameno; sin duda Richelle Mead tiene una manera de escribir que hace que quieras leer otro libro de la saga, o suyo en general, pues te mantiene con el gusanillo de seguir leyendo cada capítulo.

Lo que me ha gustado de éste libro es que una vez se plantea el problema al que gira en torno el libro, se resuelve, lo cuál te deja con una buena sensación general. Sin duda, Vampire Academy es uno de mis libros favoritos, y no dejo de recomendarlo, pues tengo la sensación de que tiene todo lo que le puede gustar a un lector: suspense, romance, acción, problemas...

Mi valoración: 

Quizás te guste:

0 Comentarios

¡Wo-holaaa!
Mi blog se pone muy contento cuando recibe un comentario tuyo, así que hazle feliz! Si cuelgas algún comentario ofensivo, mi blog se enfadará y borrará el mensaje. ¡Vivan los blogs felices!