¡Capítulo uno de Lost!

8/15/2015

  ¡Heeey, cazadores de mi alma! (?) Hoy he decidido cambiar el saludo, pero no os acostumbréis, jaj.
Al igual que la semana pasada, he decidido traeros el primer capítulo de Lost. La semana pasada ya os traje el prólogo y la sinopsis, y viendo que tuvo una gran acogida, he decidido seguir colgándola aquí, para que disfrutéis conmigo (?) Espero que os guste el primer capítulo! ^^


  El uniforme del orfanato es horrible: la camisa blanca y apretada, la corbata gris a cuadros del mismo estilo que la falda y una chaqueta gris con dos franjas en la zona del antebrazo y un ancla, el símbolo del internado, dibujado en la zona del pecho izquierdo. Arrugo la nariz al mirarme por tercera vez en el día. El uniforme hace que parezca una tabla de planchar, con el pecho casi invisible, las caderas inexistente y las piernas delgadas.

  —Si te soltases el pelo estarías mucho más guapa —me dice Marlene, mientras coloca su cabello delante de su clavícula. Es la primera vez que me habla. Prácticamente nunca converso con nadie, por lo que me limito a asentir y a sonreír. Ella tampoco dice nada.
  Me quito el moño deshecho que llevaba a modo de recogido para dormir y el pelo me cae sobre la espalda, con sus característicos bucles. Sin duda es una de las pocas cosas que me gustan de mí. Como ya dije antes parezco una tabla de planchar, y lo único bonito en mí es el cabello negro, los ojos azules y la piel pálida. Sin todo eso parecería un monstruo salido de una fábrica de automóviles. Sí, de automóviles.
  Las clases empiezan a las ocho de la mañana, y aún me faltan quince minutos para prepararme antes de salir de la habitación (que es espaciosa y de paredes de color morado claro). Marlene es la primera en salir, seguida por Cassie, una muchacha con un cuerpo voluminoso y por Nile, la chica más tímida de mi curso. Más incluso que yo.
  Camino sola a través de los largos pasillos grises del orfanato, con las paredes llenas de cuadros y pequeños diplomas cedidos a nuestra educación y colaboración con el observatorio de Munah, un pequeño edificio en forma de cúpula desde el cuál se observan los asteroides y toda esa clase de cosas que vuelan por el espacio en el cuál está ubicado nuestro planeta.
   Llego a la clase de Enseñanza Avanzada antes de tiempo, por lo que no me extraña ver a mis compañeros montando jaleo, tirándose pelotas de papel los unos a los otros. Tampoco me extraña ver cómo un trozo de papel minúsculo y empapado de algún líquido (supongo que babas) me cae en la cara.
   Me quito la saliva de la cara y me siento en mi asiento, que está situado en la primera fila, lo más cerca posible del profesor. Para mí los estudios son algo primordial, pues con ellos tal vez pueda permitirme algo cuando salga.
   La profesora Perkins aparece en el holograma, cuya base está colocada delante de la pizarra que rara vez usamos. Choca las palmas y el sonido nos llega con vacilación. Antes de empezar a dar clase nos manda callar, y hasta que no se asegura no empieza a hablarnos de la Tercera Guerra Mundial (que causó un gran destrozo en todo el planeta debido a la magnitud de las armas nucleares). Tomo notas durante toda la clase, hasta que suena la alarma que indica el cambio de clases. Cojo la mochila del suelo y me dirijo hacia la clase de Lengua y Humanidades.
   Por el camino James, el chico más guapo del curso, se acerca a mí. Enarco una ceja al ver cómo intenta hablar conmigo. Dudo que sepa cómo me llamo.
   —María —me dice. Esbozo una sonrisa. No sabe mi nombre.—¿Sabes dónde está Marlene? No la encuentro por ninguna parte.
   —Mi nombre no es María —digo, amablemente; sin embargo, aprieto los dientes.—Y, de todas formas, no sé dónde está Marlene. Probablemente en el baño, arreglándose el pelo o en clase de Sociales.
   —¿Si tu nombre no es María, cuál es? —me pregunta con una sonrisa. Yo pongo los ojos en blanco. La primera vez que me habla y me trata de ésta manera.—¿Qué clase te toca ahora?
   —Cuando aprendas mi nombre te hablaré, James —contesto. Me doy media vuelta y sigo andando por el pasillo, mientras maldigo: normal que la gente me odie. Ahora sí que estoy segura de parecerme a Dyren.
                                                                                               ~~*~~
   Al final de la mañana me duelen las manos de tanto escribir, y noto la cabeza palpitante por tantas clases. En la hora del almuerzo me dirijo al comedor, que, como siempre, está lleno de gente que conversa entre sí a gritos. Me siento en una mesa, lo más alejada de la vida social. Nunca me ha gustado mucho hablar. Tengo la sensación de que siempre que abro la boca monto alguna.
   De la chaqueta gris del uniforme saco una manzana, y empiezo a mordisquearla ausente, mientras pienso en mis cosas. No me doy cuenta de que James se ha sentado a mi lado hasta que no agita sus manos delante de mis ojos. Me sobresalto, alzando una ceja.
   —¿Quieres algo? —pregunto.
   —Etherea. Etherea Honely —dice mi nombre con una mueca, que supongo que es una sonrisa sensual.—¿Ahora me vas a hablar?
   —Ya te dije dónde estaba Marlene. No tengo más que decirte. Si buscas a Cassie está allí —señalo con el dedo una mesa azul, donde se sienta Cassie con Nile.
   —Quiero hablar contigo. ¿No puedo?
   —Generalmente la gente que quiere hablar conmigo es para conocerme y luego darme la espalda —contesto, mirando hacia la mesa de Marlene. Hemos pasado de ser mejores amigas a ser simplemente conocidas por el hecho de que se dejó llevar por la popularidad. Típico.
   —Por dios. No tengo esos prejuicios contra ti. Yo no soy una mujer.
   —Supongo que las arpías como Marlene tampoco.
   —Sabes por dónde voy —dice, guiñándome un ojo mientras le pega un mordisco a la barrita de cereales que lleva en la mano.
   —Qué casualidad que, tras tanto tiempo sin hablarme, decidas dirigirme la palabra ahora. ¿Quieres que te haga los deberes? ¿Quieres ser mi amigo? —digo, bufando. En los ojos de James puedo ver remordimiento. Y eso me hace sentirme peor aún.
   —Sólo pretendía ser amable, pero si quieres que me vaya, lo haré —hace una pausa larga.—Ahora entiendo por qué la gente dice que te pareces a Dyren. Eres como la hermana que nunca tuvo.
   Y cuando desaparece, dejándome con las palabras en la boca, tengo la sensación de que la primera y, probablemente, la última conversación con James, ha sido desastrosa. Si Cassie, Nile o Marlene me hubiesen escuchado se habrían burlado de mí. Soy una estúpida.

  No he puesto foto porque Blogger me está troleando, así que espero que no se haya hecho pesado. ¿Qué os ha parecido el capítulo? Recuerdo que estaba muy nerviosa cuando empecé a escribirlo porque tenía una idea un poco vaga y no sabía cómo desarrollarla. Espero vuestros comentarios (tengo que ponerme al día para responderlos) y que cacéis muchos vampiros. Besooos! <33

Quizás te guste:

6 Comentarios

  1. ¡Hola cielo! Yo ya la leo, y me gusta bastante, sisi. #TeamJames #ComoLeHagasAlgoElTeamJamesTeMata(?) JAJAJA espero que esto no se considere spoiler(?) el único fallillo que le veo (y que yo tampoco soy ninguna experta, eh) te lo digo cuando cuelgues más^^
    ¡Besos azucarados!<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wo-hola azucarillo! :D
      Ya sé que la lees, no sé qué haces comentándome si ya lo haces en Wattpad XDXDXD. Oye, que yo recuerde a ti no te caía bien James, eeeh? #TeamJames, don't worry. No le voy a hacer nada, así el team no me mata, JAJAJAJ. Muchas gracias por lo que me dijiste, tienes razón.
      Besos azucarados!

      Eliminar
  2. Holaaaa!!
    Me ha gustado mucho el capítulo!!
    Etherea, me recuerda a alguien, y James me gusta mucho, viva el #TeamJames :p
    Besossss <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wo-holaaa!
      Me alegra que te haya gustado <3. Etherea es muuuy borde, pero pronto se calma un poco, u.u Jajaja. James es lo más. Viva el #TeamJames :P <3
      Besooos! :333

      Eliminar
  3. ¡Hola guapa! :D
    Yo ya sabes que soy fiel a tus historias, a ver si sigo con ella (?). Este capítulo me gustó mucho cuando lo leí, y ahora con la relectura, aún más. Ya te dije que yo sospecho algo que no diré por si acaso, aunque tu ya lo sabes jajaja. Espero no equivocarme, solo tu puedes decidir si es así o no :3
    Espero que te sigas animando a subirla aquí también ^^

    ¡Muchos besitos perdidosssss! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wo-hola guapaaaa!
      Sí, jaja. Espero que si la sigues te guste mucho, porque luego la cosa mejora, jaja. Bueno, es el capítulo más soso de todos, como una introducción, pero me alegra que te gustase muchoo! Sí, no sé por qué sospecháis todas de James, si es muy cuqui (??). Seguro que te equivocas, JAJAJ. Claro que seguiré con colgando (?)
      Muchos besos perdidos, jaja!!!! <33333

      Eliminar

¡Wo-holaaa!
Mi blog se pone muy contento cuando recibe un comentario tuyo, así que hazle feliz! Si cuelgas algún comentario ofensivo, mi blog se enfadará y borrará el mensaje. ¡Vivan los blogs felices!